Noticias

This is some blog description about this site

  • Home
    Home This is where you can find all the blog posts throughout the site.
  • Categories
    Categories Displays a list of categories from this blog.
  • Tags
    Tags Displays a list of tags that have been used in the blog.
  • Bloggers
    Bloggers Search for your favorite blogger from this site.
  • Team Blogs
    Team Blogs Find your favorite team blogs here.
  • Login
    Login Login form

ARMAS NO LETALES

Posted by on in Uncategorized
  • Font size: Larger Smaller
  • Hits: 4628
  • 0 Comments
  • Subscribe to this entry
  • Print

Existe desde hace tiempo todo un muestrario de armas no letales, pero a veces estos reciben la denominación de pre-letales, lo que da una idea bastante más aproximada de cuál puede ser su objetivo real.

Ya en la Primera Guerra Mundial se usaban agentes químicos para neutralizar al enemigo, ejemplo de ello es el "Gas Mostaza", que arruinó innumerables vidas. En Vietnam se usaron el "Agente Naranja" y múltiples gases intoxicantes en los túneles de los "charlies" para obligar a salir a los soldados al exterior y convertirlos así en un blanco fácil. Teóricamente, esto no debería pasar, ya que el loable objetivo de las armas no letales es precisamente evitar muertes.

En la actualidad, algunos ejemplos de armas no letales en desarrollo serían:

Armas láser:

El láser ha sido utilizado de diferentes maneras desde su descubrimiento y específicamente en el sector militar se ha empleado en los sistemas de control de tiro, telemetría, guía de mísiles y otros. Sin embargo, empleado contra personas, el poder deslumbrante de este haz de luz coherente puede cegar temporalmente, y en función de la energía que se utilice, el daño puede llegar a ser permanente. De igual forma afecta al equipo óptico y de infrarrojo de los combatientes enemigos.

Armas a hiperfrecuencia:

Objeto de numerosos estudios, esta arma ha sido diseñada gracias a la fuerte potencia de la microonda asociada a una antena directiva que permite concentrar sobre el objetivo las ondas emitidas con el propósito de destruir o neutralizar el blanco atacado. Existe por supuesto, una fuerte analogía de principio entre esta arma y las armas láser, sin embargo las diferencias más notables resultan ser: un campo de acción más amplio y preciso sobre el blanco, una mejor garantía de no letalidad, ya que actúa sobre diferentes partes del cuerpo humano permitiendo la selección en cuanto a la naturaleza de blancos sensibles. Un ejemplo de esta modalidad de arma no letal de efectos bastante terroríficos es la "pistola térmica". Creada en el Laboratorio Nacional de Oak Ridge, en los EEUU, se basa en la potencia de las microondas (las mismas que se usan en los hornos caseros). No se trata de cocinar al enemigo, sino de provocarle una violenta fiebre corporal, suficiente para anularlo --sin que muera-- al recibir la descarga.

Armas Infrasónicas:

Los generadores avanzados de infrasonidos emiten ondas sonoras de muy baja frecuencia que pueden ser moduladas para provocar desorientación, náuseas y pérdida de control de los esfínteres. Se ha descubierto que los efectos son temporales y que concluyen cuando se desconecta el generador. No se conocen consecuencias posteriores de carácter permanente. Sus efectos son concebidos en principio para hacer frente a grupos de seres humanos.

Armas Exóticas:

Las más conocidas son las armas antitracción que hace resbaladizas las superficies, por vía férrea, aérea o terrestre, con un superlubricante del tipo teflón que inutiliza estas vías de comunicación.

Los polvos cristalizantes capaces de destruir las gomas de los neumáticos de los vehículos.

Armas no letales que se concentran en las instalaciones y en los programas informáticos del enemigo y no tienen como objetivo directo a los seres humanos.

Los superpegamentos, que consisten en polímeros adhesivos capaces de "pegar" el material rodante impidiendo que estos puedan operar o inmovilizar seres humanos. Los tanques de espuma paralizante, muy parecidos en su apariencia a los lanzallamas empleados en la Segunda Guerra Mundial, son cargados en las espaldas de los soldados, como una mochila, del tanque sale una manguera, que termina en un pistón. De allí se lanzan chorros de gran potencia de una sustancia viscosa, que impide el libre movimiento del cuerpo de quien la recibe.

Hasta ahora la crítica mas fuerte que han recibido las armas no letales estriba en que, si bien no matan, pueden dejar secuelas permanentes, lo que provoca un efecto añadido muy apreciado por los señores de la guerra: sale más a cuenta dejar heridos que muertos. Un herido supone una dura carga para su bando, tanto por los gastos de sanidad como porque desmoraliza al ejército. Aunque se dice que la mayoría de estas armas no hieren, sino que dejan fuera de combate al enemigo durante un período, no se han comprobado los efectos a largo plazo.

Según el inciso 2 del artículo 35 del Protocolo adicional del Convenio de Ginebra, están prohibidas las armas que provoquen sufrimiento innecesario. Sin embargo, hay muchas dudas respecto a como debe definirse ese daño. Robin Coupland, integrante del Proyecto SirUS, dedicado a este asunto elaboró un copioso documento publicado por el British Journal of Medicine, dónde se critica ácidamente la utilización de conocimientos médicos para el desarrollo de armas, en particular aquellas contra las que un soldado no puede protegerse, cuyo empleo no puede detectarse inmediatamente o que envenenan.

Según los criterios de la Convención de Ginebra, cualquier arma que produzca heridas imposibles de sanar en un centro asistencial de campaña, está prohibida por provocar daño innecesario. Coupland sostiene, tomando como referencia la misma Convención, que las armas no letales, cuyos efectos no se conocen totalmente y, por lo tanto, es poco probable que los tratamientos conocidos tengan éxito, también deberían estarlo. También destaca el desequilibrio entre los recursos económicos y la tecnología que se destinan al desarrollo de armas contra los comparativamente escasos recursos de que se dispone para tratar a los heridos y comprobar los verdaderos efectos de las armas para la salud.

También la Cruz Roja Internacional se ha mostrado muy preocupada respecto a la utilización de estas armas. El problema consiste básicamente en dirimir que tan "humanitarios" son los armamentos de tecnología no letal. 

Para leer entre líneas está el hecho de que EEUU esté gastando mil millones de dólares en desarrollar este tipo de armas no letales desde 1993 y a razón de 100 millones al año (hasta el 2002), esto revela la importancia estratégica que se les atribuye.

Fuente: Latinoseguridad.com

0

Comments

  • No comments made yet. Be the first to submit a comment

Leave your comment

Guest Miércoles, 18 Octubre 2017